Necesito ayuda psicológica es una pregunta que cada vez más personas se preguntan, por eso voy a resumir en este artículo todo lo necesario para poder darla y poder recibirla.

Necesitas ayuda psicológica online.

Primero quiero aclarar que este artículo lo escribo tanto para las personas que buscan ayuda psicológica online profesional por parte de un psicólogo, como para aquellas que buscan una forma de ayuda escrita que les permita superar sus dificultades.

Si buscas terapia de ayuda psicológica online la única opción posible es realizar terapia por videoconferencia. Las terapias por videollamada son igual de efectivas que las terapias reales. Ten muy claro que no existe otra forma de realizar una terapia psicológica profesional online.

Además, puedes realizarme cualquier pregunta sobre tu problema a través de mi formulario de contacto y te respondo seguro en dos días laborables sin ningún tipo de compromiso.

Ahora bien, si buscas encontrar algo que te ayude a superar por ti mismo tus dificultades, en este artículo tienes mucha información expuesta de forma clara y concisa para comprender los factores que ayudan psicológicamente.

Lo primero que debo saber es cuando necesito ayuda psicológica.

La ayuda psicológica es necesaria cuando sientes que no puedes avanzar por ti mismo.

Y para saber eso he creado unas herramientas.

Una la guía de primera ayuda psicológica, donde explico una técnica basada en dos emociones que es útil aún en situaciones de crisis psicológica, que es una buena forma de empezar una psicoterapia.

Un test psicológico online al que podrás acceder cuando te registres, y que me servirá para recoger tus datos anónimos para investigar, y si así lo marcas me podré en contacto contigo después.

Y un curso de vídeo donde explico las emociones, sobre como se relacionan entre sí, y qué tipo de preguntas puedes hacerte para darte cuenta de cosas importantes tuyas, y cosas así. Abajo te pongo el primer vídeo.

¿Necesitas un curso de psicología por vídeo?

Haz clic y accede al primer tema de ayuda psicológica en vídeo.

De todas formas algo te quiero aclarar. Leer la guía de primera ayuda psicológica o ver el vídeo no va a ser como si yo estuviera ayudándote, porque vas a estar pensando solo, pero si te ves capaz seguramente aprendas cosas.

Lo dicho, voy a explicar que ayuda psicológica suelen necesitar las personas que sufren de malestar, y para ello debo empezar explicando como se ayuda en psicoterapia.

¿Por qué necesitamos psicoterapia?.

¿Necesitar o no necesitar ayuda psicológica?
Psicólogo ayudando a una persona que sufre.

Ayuda porque consiste en una relación profesional de la rama de la salud donde un psicólogo utiliza las técnicas apropiadas para conseguir que el consultante pueda resolver sus dificultades psicológicas de una forma nueva, congruente y duradera.

Con palabras fáciles de entender: Consiste en solucionar tus problemas y dificultades personales, utilizando el psicólogo tus experiencias, y que asociándolas a sus conocimientos teóricos y técnicos promueva que puedas cambiar a mejor.

La terapia en la práctica consiste en hablar con el paciente de la forma más apropiada, respetuosa y significativa para consiguir que cambie a mejor y para que esos cambios sean duraderos. Aunque antes hay que estudiar muchas cosas de las personas y el cerebro, pero en la práctica consiste en hablar.

La terapia psicológica se centra en ayudar a las personas que están sufriendo, no es necesario estar “enfermo” o “loco”. Y también es eficaz en su versión de ayuda psicológica online.

¿Cómo ayuda la terapia psicológica para cambiar a mejor?

Lo más importante es acompañar en el proceso a la persona que sufre de una forma natural. Y para comprender esto es bueno preguntarse: ¿Qué es lo que hacemos cuando ayudamos y qué cuando no?, por ejemplo cuando has sufrido, o cuando no te has sentido bien y viene alguien para ayudarte. ¿Qué te ayuda y qué no?.

Así que a continuación te voy a mostrar ejemplos de cosas cotidianas que ayudan y cosas que no ayudan.

Seguro que estas experiencias no te ayudan a sentirte mejor.

Presta atención; No te ayuda que te interrumpan cuando estás contando algo, como tampoco que te den consejos y te regañen.

Tampoco ayuda nada que intenten calmarte diciéndote “relájate, relájate”, ni que te echen la culpa de algo y traten de convencerte de que es así.

No ayudan cuando te exigen cosas ni cuando interpretan lo que te pasa. Y si analizan absolutamente todo lo que dices y te repiten errores que has cometido sin importancia, eso no te ayuda.

A veces lo que no ayuda es la diferencia que existe entre la actitud de quienes te quieren ayudar y sus palabras.

Por ejemplo, si te miran mal y fruncen el ceño mientras dicen que llevas razón. O cuando ponen cara de sorpresa e ingenuidad mientras se cruzan de brazos y no te miran a los ojos.

Estas formas de expresión no verbal te dicen que la otra persona no está preparada para ayudarte.

Ayudar a alguien con todas las consecuencias es algo arriesgado.

Hasta aquí te he comentado que cosas no te ayudan, voy a pasar a decirte algunas que si te ayudan.

En cambio, estas experiencias si consiguen que te sientas mejor.

¿Qué es lo que te ha ayudado esa vez que estabas triste, o que te sentías mal?.

Casi seguro que te ayudó escuchar palabras que podías entender mientras notabas que te escuchaban.

Es muy probable que te sintieses mejor cuando escuchabas que utilizaban tus mismas palabras para referirse a experiencias parecidas a las que tuviste.

Otra cosa que ayuda mucho es cuando te responden a las cosas más importantes y no a esos detalles sin importancia.

Sobre todo cuando hablan de ti como una persona, porque no te juzgan, te admiran.

Cuando te entienden y te muestran los argumentos por los que te entienden, te ayuda hasta si dicen no estar de acuerdo.

Ayuda mucho que te aclaren las mismas cosas que estás diciendo con tus mismas palabras y sin sus opiniones, esto seguramente te ayuda.

Una persona que te ayuda te mira a los ojos y utiliza un tono parecido al tuyo. Está concentrada pensando como tú y poniéndose en tu piel.

También ayuda cuando hace pocos gestos para expresarse, pero si que hace algunos gestos y no esta quieto como una piedra.

Lo que más ayuda es que quien te quiere ayudar no exprese sus opiniones, que solo se centre en ti. Y esto es lo más difícil.

Cuatro formas de ayuda psicológica de toda la vida.

Pero antes de comenzar decribiéndote las formas de ayuda que aplicamos los psicólogos, es importante que te diga por qué es difícil ayudar.

Cualquiera no puede ayudar; Tienes que tener un conocimiento amplio sobre el ser humano y de las cosas que hacen daño y las que ayudan.

Debes conocer la función de cada parte del cerebro.

De las formas de aprendizaje posibles de cada persona.

Tienes que conocer las formas distintas en las que se expresa el malestar, que incluye toda una variedad de formas de sufrir bien definidas.

Después tienes que elegir y practicar tu forma de ayudar.

Y por último llega el momento en el que hay que aplicar todo ese conocimiento.

Y, ahora sí, podemos hacernos la siguiente pregunta:

¿Cuales son las diferencias sobre cómo aplican los psicólogos lo que saben?

Por ejemplo hay psicólogos que te dicen lo que tienes que hacer mucho y otros poco.

Hay dos opciones, puede ser un terapeuta muy directivo o puede actuar de una forma muy discreta y poco directiva.

Muy directivo es si te dice lo que en ti funciona mal, para a continuación crear un plan sobre lo que debes cambiar que te tienes que estudiar.

Y después te guía para que pases por todas las etapas que ha organizado para ti. Para que cuando llegues al final pueda evaluarte y decirte que ya estás bien.

Poco directivo consiste en que va a indagar sobre lo que te pasa intentando aprender de ti.

Realizando preguntas para encontrar que es lo que funciona mal. Utilizando tus palabras y tu forma de pensar para encontrar esas cosas importantes que no están claras.

Hasta que puedas crear un plan con su ayuda y conseguir llevarlo a cabo. Para que cuando llegues al final podáis decir que ya no lo necesitas.

Y hay terapeutas que se enfocan en ti y los hay que se enfocan más en tus problemas.

Hay otros dos puntos opuestos sobre como influye un terapeuta con su ayuda.

Puede estar muy orientado a resolver tu problema, o puede prestar mucha atención a tus dificultades.

Si quien te ayuda psicológicamente está orientado al problema va a intentar proponer formas de pensar alternativas a la que tú utilizas.

Va a responder a lo que le dices para aclararte en que consiste tu problema objetivamente. O bien va a intentar sorprenderte y engendrar en ti algún tipo de curiosidad que promueva un cambio en tu forma de actuar.

En cambio quien se centra más en la persona actúa intentando experimentar y comprender como se siente el ayudado y como está pensando sus experiencias. Qué sentimientos le producen y qué deseos forma de ellos.

Este psicólogo no sugiere a su paciente sobre las posibles soluciones a su problema. Porque cree que cuando conozca exactamente lo que le ocurre va a poder dar solución a sus problemas mejor que él.

Aunque nunca hay que olvidar que se centra en conocer a la persona que sufre, en los casos graves se centrará en los síntomas y estímulos que avisan de un funcionamiento patológico.

Así que tenemos más o menos cuatro estilos de psicólogos.

Imagínate un psicólogo que es directivo pero que está orientado a la persona, más o menos lo que hace es dar consejos. “Tienes que intentar hacer esto, como dijimos”, “tienes que esforzarte en comprenderte cuando sufres”, “¿por qué no intentas esto?”.

Un terapeuta muy directivo y muy orientado al problema dirá: “Lo que tienes que hacer es esto, sé que tu problema se soluciona mejor así, haz lo que te diga y lo conseguimos”.

Bien ahora toca hablar de el terapeuta que es poco directivo y orientado al problema: “¿Qué te parece si haces esto?”, “¿Qué pensarías si te dijera que otra persona lo solucionó así?”.

Y por último tenemos a otro psicólogo que realiza una intervención poco directiva y orientada a la persona: “¿Cómo te sientes?”, “vaya, lo que dices parece muy frustrante, ¿qué crees que podrías hacer?”, “Parece que lo que quieres decir es que te ves más preparado para enfrentarte a esta dificultad de esta forma, ¿es así?”

Resumiendo, estilo directivo y a la persona: Te digo lo que tienes que hacer para superar tus dificultades. Estilo directivo y al problema: Te digo lo que tienes que hacer para superar tu problema. Estilo discreto y al problema: Cuento contigo para ver qué podemos hacer para resolver tu problema. Y estilo discreto y a la persona: Te entiendo, te comprendo y me pongo en tu lugar para ayudarte a que tú resuelvas tus dificultades.

¿Qué estilo de ayuda psicológica necesito?.

Qué ayuda psicológica necesito
Psicólogo y cliente encontrando las mejores formas de ayuda

¿Entonces, qué estilo te ayuda necesito? La respuesta no es simple y dependiendo de lo que te pase necesitarás un estilo de ayuda diferente. Además, hay que tener precaución porque estos son cuatro estilos muy diferenciados y en la vida real los terapeutas suelen utilizar estilos intermedios.

Casos patológicos graves.

Pero por ejemplo. Si tu caso es algo más grave de lo normal, si no puedes controlar tu conducta ni darte cuenta de ella puede que necesites un control externo.

Seguramente necesites acudir a un psicólogo muy directivo y enfocado en tus síntomas personales.

Para que pueda realizar un diagnóstico apropiado que permita descubrir las posibles alteraciones patológicas que sufres, si este es el caso al principio la ayuda psicológica deberá ser muy directiva y muy orientada a las dificultades de la persona. 

Objetivos externos.

Hay otros casos en los que el problema consiste en un objetivo externo que quieres conseguir a cualquier precio.

Por ejemplo, quieres conseguir aprobar ese examen para obtener tu titulación universitaria, y es una asignatura que no te gusta, en realidad no quieres aprenderla, solamente quieres aprobarla y seguir con tu vida.

También puede pasar que necesitas conducir, aunque no te gusta hacerlo, entonces vas a necesitar a un psicólogo que se centre en los estímulos que no puedes controlar, en esos estímulos externos que te dan miedo, pero que no quieres comprender y hacerlos tuyos, solo quieres conducir lo necesario para seguir con tu vida.

Otro ejemplo, quieres conseguir muchos seguidores en una red social para afianzar una página web, o para crear una imagen de marca personal, entonces vas a necesitar que alguien te diga qué tienes que hacer para conseguirlo, no necesitas que te aclaren como te sientes mientras lo consigues, ni si serías más feliz o menos con más o menos seguidores, simplemente quieres tenerlos para conseguir otra cosa.

En estos casos necesitas una ayuda psicológica directiva y centrada en el problema.

Mi objetivo es mi pasión.

Pero ¿y si lo que quieres es conseguir un objetivo que te encanta?.

Que consiste en una pasión personal que no te hace sufrir ningún problema de salud. Simplemente quieres que alguien te ayude a encontrar tu mejor solución para conseguir ese objetivo.

Vuelvo al ejemplo del que quiere conseguir más seguidores, digamos que te interesa tanto conseguirlos como lo que pasa mientras los vas consiguiendo. Si “¿Me hará mejor o peor persona la interacción con ellos?”, o “¿cómo voy a poder disfrutar mientras los consigo?” son dudas recurrentes que te asaltan, deberías buscar a un psicólogo poco directivo y centrado en el problema

Sufro crisis psicológicas.

Y por último, si estás pasando por una crisis psicológica que hace que no te veas muy capaz de afrontar tu situación personal.

Si has tenido episodios depresivos o de estrés y ansiedad.

Si sufres de tristezas recurrentes o ataques de ira que te hacen sentirte frustrado o dependiente de otra persona.

Y crees que con ayuda puedes conseguir superar tus dificultades. Si lo que quieres es comprenderte, si quieres enfrentarte a lo que sientes y a lo que te pasa con la ayuda de un profesional experto.

Entonces necesitas ayuda psicológica poco directiva y centrada en la persona.

Qué necesita el terapeuta para poder darme la ayuda psicológica que necesito según cada caso.

Ayuda psicológica ahora
Psicólogo ayudando psicológicamente a su paciente.

Digamos que en el primer caso que era muy directivo y muy enfocado en los síntomas de la persona.

Un psicólogo necesita conocer muy específicamente las alteraciones graves de la conducta humana. Necesita poder intervenir con seguridad en comportamientos patológicos. Necesita poder controlar las alteraciones que se han producido en el organismo, y que impiden a la persona utilizar sus capacidades. 

Si hablamos del segundo tipo de ayuda, que es muy directivo y orientado al problema.

El profesional que te atiende necesita comprender la realidad de tu problema de una forma muy clara. Necesita dominar todos los aspectos de las capacidades necesarias para alcanzarlo. Para poder aconsejarte sobre cómo sin mucho esfuerzo puedes conseguir tu propósito.

¿Y un psicólogo poco directivo pero orientado al problema?.

Este psicólogo necesita actuar de una forma muy creativa. Necesita poder responder a las necesidades de su cliente mostrándole otra forma de verlas que lo sorprenda.

Y por último, qué necesita un psicólogo poco directivo y orientado a la persona.

Para desempeñar bien su trabajo necesita poder comprender ideas diferentes de personas diferentes.

Necesita tener un conocimiento amplio sobre muchos conceptos, y tener una gran capacidad para seguir los argumentos de la otra persona. Para comprender sus palabras y lo que esa persona quiere expresar con ellas.

Bueno igual te estás preguntando el tipo de psicólogo que soy yo. Y te digo desde ya que es una pregunta difícil de responder. No lo sé muy bien. Me explico:

Si respondo de forma simple, soy más centrado en la persona y menos directivo que la mayoría de los psicólogos que conozco.

Pero durante el trabajo en consulta mi forma de actuar es diferente antendiendo a personas diferentes.

Por ejemplo, cuando mi participación empieza a consistir en explicar con más detalle lo que tú podrías estar pensando, sugiriendo y propiciando de esta forma algunas ideas que no se te habían ocurrido, o que no acababas de formar. En este ejemplo sería algo directivo, porque he utilizado mi creatividad.

Y es que, dependiendo de tus necesidades cambiaré y cambiará la relación terapéutica, que por otra parte, es algo que pasa día a día en todas las consultas de psicología, ni más ni menos.

Bueno, quiero darte las gracias por llegar al final, creo que con este artículo te has podido hacer una ligera idea de cómo se ayuda a las personas en general, y las formas que utilizamos en la psicología.

Ah!, por si quieres completar la lectura puedes descargar el manual de abajo. Y descarga también el test o envíame uno online registrándote y te contesto.

¡Muchas gracias!

Cómo puede ayudarte el manual que te regalo.

¡Empieza descargándolo!.

  • Regístrate o inicia sesión y descarga directamente las herramientas que te regalo.
  • Realiza el test psicológico.
  • Después lee la guía y aprende lo que explico ahí sobre dos emociones.
  • Observa y recuerda qué pasa cuando experimentas esas dos emociones.
  • Después formula algunas preguntas como sugiero en el manual.
  • Por último responde esas preguntas de la forma más sincera posible.

Y después, por favor, coméntame si te fue de ayuda, o pídeme ayuda directamente.

Puedes preguntarme sobre tu problema concreto respondiendo al email.

También puedes realízarme cualquier sugerencia o crítica que consideres, así podré mejorar el manual para otras personas.

Si crees que necesitas ayuda psicológica contáctame.