Este artículo reflexiona sobre los últimos avances en psicoterapia y ayuda psicológica online. La creciente investigación en este campo ha coincidido con la pandemia mundial de coronavirus, y ha influido para su desarrollo así como una medida de presión.

Personalmente, he trabajado desde la primera reclusión pandémica completamente online. En ese tiempo estaba interesado en las sesiones presenciales de persona a persona y era increíblemente escéptico sobre las sesiones terapéuticas online, no creía que tuvieran calidad suficiente para generar un cambio terapéutico relevante.

Nada más lejos, pues en las primeras sesiones me pasó que una persona que atendí me dijo: “Oh vaya, mi vida ha cambiado tanto, no sabía que ir al psicólogo por Skype iba a ayudarme tanto”. Y escuchar esta confesión cambió mi percepción sobre el trabajo online, y es que este chico había asistido a psicólogos presenciales y no confiaba en que nadie lo pudiese ayudar. Esta experiencia cambió el valor de la terapia online, pues si hay casos en los que consigue ser más efectiva que la terapia presencial.

psicólogos online del futuro
La psicología en línea en el futuro

Empecé a interesarme por estudios que inspeccionaban el trabajo terapéutico con adolescentes a través de internet (por ejemplo Hanley y Wyatt, 2020) así como por literatura sobre la manera en que los adolescentes usan los foros de salud psicológica y bienestar online. Estas investigaciones y artículos muestran que los adolescentes permanecen interesados en convertirse en usuarios de la ayuda online, que la experimentan positivamente y que la tecnología comúnmente les da ventajas extras, como permitir que accedan a la ayuda de manera anónima. Estos sentimientos son importantes para ayudar a los adolescentes con la terapia online.

La tecnología en la terapia pasada

Usar la tecnología como instrumento terapéutico no es una idea nueva. Los sanitarios y científicos enfocados en la salud han buscado una y otra vez cómo utilizar la tecnología para mejorar la práctica terapéutica o, por lo menos, para hacerla más eficaz. Y usar internet como medio para dar terapia en tiempo real ha sido el gran fin esperado por todos.

Un adelanto a esta nueva realidad ya fue propuesto por revistas de indagación en ayuda psicológica y psicoterapia en artículos sobre este nicho de práctica (por ejemplo, las revistas británicas, The British Journal of Guidance and Counseling, Counseling and Psychotherapy Research y Counseling Psychology Review, han producido ediciones antiguas sobre el tema).

En las profesiones de ayuda y psicoterapia muchos psicólogos han expresado sus dudas sobre si la tecnología está lo suficientemente avanzada para dar terapia en tiempo real, otros creen que solo podría generar un intercambio puntual de mensajería o chat, y también existían preocupaciones éticas sobre la administración idónea del riesgo terapéutico (ver, Hanley, 2006).

Pero aparte de estas investigaciones pasadas, hoy varios psicoterapeutas (como yo mismo) se han visto en la necesidad de trabajar completamente en línea a raíz de la pandemia de coronavirus. Era necesario para que los individuos continúen accediendo a la ayuda y para que los terapeutas sigan ofreciendo su trabajo, Esto ha llevado a las personas demandantes a ver el trabajo terapéutico online de una forma distinta.

La ayuda psicológica online del presente

Y es que muchos expertos han cambiado su perspectiva sobre el trabajo online, han pasado de verlo como algo puntual y secundario a reconocer el potencial del medio online. Ahora bien, no estoy diciendo que haya un cambio trascendental y que tenemos que alejarnos de la terapia presencial, solo que ha habido un deshielo hacia una forma de trabajo que acepta el potencial y la eficacia de los servicios online.

Es fundamental reconocer que este cambio de mentalidad es posible por el trabajo de muchas personas y equipos que, pese a la falta de aceptación de la comunidad sanitaria siguieron trabajando en el desarrollo de la psicoterapia online.

Las reacciones de muchos usuarios y profesionales de la salud mental hacia el trabajo online han cambiado, así como las prácticas terapéuticas presenciales están evolucionando hacia un trabajo más continuo y fluido, influidas por las virtudes del trabajo online.

Sin olvidar que la crisis de coronavirus ha acelerado el proceso y, ha funcionado como un “momento de no retorno” para el desarrollo de la psicología online.

La funcionalidad de la ayuda y psicoterapia online hoy

A pesar de la casi desaparición de las opiniones negativas hacia la terapia online, ahora estamos en un momento en el que los psicólogos y sus pacientes comparan los resultados entre la terapia online y la presencial.

Y es que bastantes personas han estado muy cómodas pasándose a la terapia online. Pues aunque algunos psicólogos han propuesto realizar diagnósticos basados en la enfermedad (o clínicos) online, y han propuesto soluciones basadas en el modelo biomédico de salud mental (algo que conlleva un control externo sobre la persona y complicaciones por estar fuera de un hospital), estos enfoques no han funcionado en el medio online.

En cambio si han tenido mucho éxito los enfoques conductuales, cognitivo-conductuales y de ayuda psicológica online. Mi enfoque psicológico online es el conductual pero muy humano.

Pues, para hacernos una idea, en contraposición a los enfoques basados en la reducción del comportamiento y los sentimientos a la enfermedad (que requiere como se ha dicho de mucha vigilancia externa y pruebas que den información objetiva), los servicios de ayuda psicológica online (que mantienen su base en los inicios de la psicología humanista y los principios empíricos de las leyes de la conducta), consideran que el ecosistema virtual es positivo para la comprensión y el cambio de los patrones de conducta y sentimientos.

La finalidad de la psicoterapia online es la de producir un lugar online seguro para que los usuarios del servicio aprendan sobre sí mismos, así como de reconocer el valor de la comunicación con diversos recursos, como foros online, e información personalizada por chat o email directamente entre clientes y psicólogos.

Esta postura reconoce que la terapia no es algo cerrado y dependiente de una enfermedad mental (o grupo de síntomas diagnósticos), y destaca el valor de la relación en medio de las fuentes que se proponen para conseguir una más que probable mejoría en el estado de salud psicológica.

El futuro de la terapia psicológica online

De cara al futuro, me es complicado adelantar cambios previsibles en el uso de las tecnologías para la terapia, pero algo tengo claro: tan rápido como se publiquen hallazgos, es posible que empiecen a consumirse por usuarios y profesionales.

Y es que el concepto “terapia online” se refería a tareas secundarias que se entregaban por escrito (durante la década del 2000) pero hoy nos referimos a la terapia realizada en tiempo real por videoconferencia. Como resultado de dichos desarrollos tecnológicos, es muy probable que en el futuro el aumento de las sesiones por videollamada superen con creces a las presenciales, y se consoliden como la forma preferida de dar terapia.

Y es que no hay que olvidar lo joven que es la profesión de psicólogo terapeuta, ya que la terapia en sí tiene menos de 100 años como profesión, y se antoja muy fácil imaginarnos cuánto puede cambiar manteniendo e incluso superando su eficacia, apoyada por la tecnología. Teniendo esto presente, pienso que los estudiosos de la psicología tienen que participar en el desarrollo de la tecnología. Sin este esfuerzo de psicólogos y terapeutas por el mundo tecnológico, los desarrollos tecnológicos corren el peligro de ser guiados por fines alternativos (como el marketing, la publicidad, la venta de ebooks, etcétera), o sin la debida importancia del efecto sobre las personas que en última instancia, esperan favorecer.

Como última reflexión es posible que los servicios virtuales y presenciales se mezclen entre sí, y que las tecnologías que ahora vemos como avanzadas se vuelvan tan habituales que olvidaremos que las estamos usando. Es cada vez más probable que los terapeutas se vean a sí mismos teniendo que combinar los servicios ofrecidos por humanos con contrapartes artificialmente capaces (asistentes virtuales de mensajería instantánea por ejemplo). Y es que así como la enseñanza se complementa hoy con inteligencia artificial, es posible que la terapia siga su ejemplo.

Mayores posibilidades para la salud online del futuro

De cara al futuro, es fundamental que los profesionales en la psicoterapia online sigan investigando el efecto de las nuevas tecnologías en su trabajo. Es posible que esto lleve a la terapia a escenarios extras (como la psicología clínica o enfoques basados en la enfermedad o el síntoma) en los que se sientan incómodos y, potencialmente, puedan cambiar la base teórica y la manera en que trabajarán los terapeutas del futuro. Y es que la psicoterapia debe de ser efectiva, también en su versión online.

Para terminar, si bien el trabajo psicoterapéutico presencial ha sido fundamental hasta ahora, es muy necesario e importante hoy tener en cuenta cómo la tecnología puede integrarse en las prácticas diarias del futuro. Pues consistirán con mucha seguridad en una base necesaria e importante del trabajo del psicólogo.

¿Quieres realizar psicoterapia online?, Abajo tienes como contactarme

Ponte en contacto conmigo a través de mi Whatsaap profesional o déjame un mensaje en mi formulario de contacto y te aclaro todas las dudas que tengas.

Número de teléfono psicólogo online
Clica y hablamos por WhatsApp