Curso de ayuda psicológica

He creado un curso de ayuda psicológica con contenido en vídeo y completamente gratis.

Solo tienes que registrarte y acceder a todos los vídeos.

Para empezar dejo aquí el vídeo que abre el curso, este está en Youtube.

En este curso tendrás que estudiar conceptos sobre las emociones para después asociarlos a tu vida.

Una sesión de terapia es más natural, el psicólogo no te explica cosas, ni te hace estudiar, ni te “educa”, simplemente te ayuda de la mejor forma.

Un psicólogo efectivo te ayuda, ahora, si quieres ayudarte y cambiar solo, necesitas estudiar, es así de simple.

Contáctame en el formulario de contacto sobre como estás aplicando lo que has aprendido, te contestaré en dos días laborables, depende del trabajo que tenga.

Ah! si me dejas tu número de teléfono te contestaré por Whatsaap.

Ya está publicada la segunda clase del curso de ayuda psicológica. Clica en el enlace anterior y conoce otras emociones más complejas.

Aquí comienza el curso de psicología

Curso gratis de ayuda psicológica
Curso ayuda psicológica online

Hola buenas, este es el primer vídeo de un curso que va a enfocarse en ayudar a personas.

A personas que están perdidas, que tienen ansiedad, depresión o que se encuentran frustradas, o que tienen dependencias emocionales con otras personas, es decir que va a ayudar al 90% de las personas que acudan al psicólogo.

En este primer vídeo explico cómo voy a realizar toda esta ayuda que es muy difícil de hacer en vídeo, y es que no es lo mismo a estar en una terapia cara a cara.

Una psicoterapia siempre será más efectiva que un curso de psicología.

Porque en una terapia, en cualquier terapia que vaya con un psicólogo de nuestro tiempo, moderna y efectiva, el psicólogo te va a conocer en tiempo real y se va a poner en tu lugar

Puede hacer una intervención bastante efectiva porque realmente está conociendo cuáles son tus sentimientos y está intuyendo cuáles van a hacer tus deseos sobre esos sentimientos

En eso consiste su trabajo terapéutico, en trabajar sobre la base de cómo funciona el cerebro y de como está estudiado el comportamiento humano, así puede ayudar a una persona en una situación cualquiera, sabiendo como se puede complicar y como no se puede complicar dicho comportamiento y los sentimientos asociados.

Esto es principal durante las sesiones de terapia, pero ¿y en vídeo?, como podemos ayudar a alguien grabando un vídeo para ayudar a esa persona única, a esa persona que tiene un problema que nadie más tiene nada más que ella.

Que su cuerpo es diferente, aunque parecido a todos pero diferente y que no conoces, que no sabes cómo se llama ni que le pasa, que no puedes saber cómo se siente, que no la estás sintiendo en ese momento.

Vale, es bastante difícil que viendo un vídeo dejes de sufrir, para que este curso en vídeo te ayude lo que necesitas hacer es estudiar.

Estudiar este curso de psicología y emociones

Entonces lo que necesitas para intentar salir por ti mismo de esa dificultad que tienes ahora es estudiar, es decir, vas a aprender una forma de pensar más o menos global sobre cuáles son esas emociones que sientes, este curso se dedica sobre todo a emociones y sentimientos.

Por ejemplo el curso avanzará así: Una emoción dice que pasa algo, es decir que si pasa algo así irremediablemente a la otra persona le pasará algo así y que si esta emoción sigue su curso, después te va a llegar a pasar algo así, y para saber qué cosa es la que más te duele podrías hacerte este tipo de preguntas

El curso va a funcionar como en el ejemplo anterior, esto tiene la dificultad añadida de que no soy yo el que te hace las preguntas, no soy yo el que te entiende y el que va detrás de ti pensando lo que te está pasando.

En una psicoterapia tenemos un diálogo en el que tú te vas dando cuenta y yo me voy dando cuenta de lo que te pasa a ti, y todo este nudo de sufrimiento se va desenredando de forma natural y rápida, en un número de sesiones que debe de estar entre 14 o 15 como mucho.

La psicología no te hará feliz

Pero antes de nada quiero mostrar un mito clásico.

Y es que no existen personas felices, en realidad la felicidad y la tristeza solo son una forma subjetiva de analizarnos a nosotros mismos cuando pensamos sobre algo.

Ser triste o ser feliz consiste en observar lo que hemos conseguido y lo que deseamos para compararlo con lo que tenemos o creemos que somos.

Se trata de un extremo en el que en pocas ocasiones alguien puede ser muy feliz durante meses seguidos y en poquísimas ocasiones también completamente triste.

Estar un mes seguido triste es mucho más común que estar un mes seguido feliz, para hacernos una idea simple y fácil, muy simple de lo que es la felicidad en la práctica quiero que te pongas en situación.

El miedo se forma de creencias experimentadas.

El miedo puede surgir de cualquier experiencia, y de su relación con otras experiencias, entonces puede consistir en cualquier cosa, e incluso sobre ninguna cosa.

Bueno, digamos que esto tiene que ver con la curiosidad o mejor dicho, con su falta, veamos, alguien tiene mucho miedo, tiene mucho miedo y está muy triste, tanto que cree que no puede solucionar sus problemas.

Bueno, está asustado por un montón de cosas que hacen que se quede paralizado por el miedo y que piense que no lo puede superar.

Lo que es seguro es que tiene esa creencia y esto es algo que es así, puede ser que si tenga las armas, pero no tiene el ánimo y está triste.

El miedo también existe hacia lo que no se ha experimentado.

¿Crees que no puedes?, bien, de esta forma también se va a formar una creencia que va a ser que crees que nadie te puede ayudar: “nadie me va a poder ayudar, yo mismo no puedo, a los demás les pasará algo parecido, en realidad nadie puede, nadie me va a ayudar, he perdido”…

Es decir esta persona tiene mucho miedo y muy poca curiosidad, y lo peor de esta tristeza que hay en la depresión y en la ansiedad, lo peor es que solo queda en un momento dado una curiosidad: la curiosidad de la muerte, lo peor de tener mucho miedo es que lo único que te dará curiosidad será ¿qué es la muerte?.

De una forma quizás no consciente, pues nadie quiere pensar en eso, todos lo sabemos, todos estamos siempre pensando que nos podemos morir.

Que podemos morir, que eso es algo que va inherente a la vida de un ser humano, los animales creemos que no lo saben, se mueren un día y ya está, pero las personas si estamos desde que llegamos a la adolescencia o un poco más pensando todos los días, sabiendo y teniendo presentes los peligros, y sabiendo que nos vamos a morir algún día.

Bueno la persona que está completamente triste que tiene muchísimo miedo y que prefiere no hacer nada, está paralizada. Puede que tenga depresión o puede que no, en cualquier caso puede tomar la peor decisión de todas, que es quitarse la vida.

Y esto es lo principal que trabajamos todos los psicólogos, hacer que las personas sean cada vez más curiosas y tengan ganas de vivir, eso es lo que queremos.

La psicología hace que seas más curioso y tengas menos miedos.

Algo que a todos los psicólogos nos gustaría conseguir es aliviar alguna de las dificultades de esta persona (mi paciente) y volverlas curiosidad.

Si vas a tener curiosidad por vivir y quieres vivir entonces no te enfocarás en esa curiosidad por la muerte, y no tomarás esa decisión fatal.

Pero no he hablado del otro caso, es decir, qué le pasa a estos personajes que de felices que son dan coraje, porque están siempre con una sonrisa. Que los insultas y les da igual, y se ríen y te levantan en ánimos, y se compadecen de ti.

¿Por qué hace esto en vez de insultarte, en vez de sentir dolor?.

Pues la respuesta rápida es porque te quiere, se nota que te quiere, te hace una mueca, te muestra una sonrisa. No te conoce mucho o quizás si, incluso puede que no lo trates nada bien, que no seas cariñoso con él, entonces que le pasa a esa persona, ¿qué le pasa, por qué es tan feliz y por qué puede afrontar la vida como es?.

Esta persona sonríe a todo el mundo y ayuda sin querer a la mayoría de personas que se encuentra, y lo que le pasa es que tiene mucha curiosidad por vivir.

Pero esta felicidad no la podemos tener, no podemos asegurar que la sentiremos igual, no podemos pretender parecernos a esta felicidad.

Porque la vida es un continuo experimentar y no puedes decir: ¡ah yo soy el tío más feliz del mundo y me río de todo!. Porque si eso no es real, si no es verdad te va a doler mucho, es decir, he puesto dos ejemplos, el de la tristeza y la felicidad y ten claro que en la vida real no creo que existan más allá de un par de semanas seguidas.

Un curso sobre las emociones de sorpresa y compasión

Curso emociones Sorpresa y compasion
Curso psicología emociones Sorpresa y compasión

Entonces me gustaría empezar este curso diciendo que esto va a ir sobre dos emociones muy íntimas y que todo el mundo tiene.

Las tiene la persona que está peor, la más depresiva que está hundida por debajo de sí misma y no tiene fuerza ni para respirar. Bien, por muy mal que estés siempre podrás experimentar sorpresa y compasión.

Así que en este primer tema del curso voy a mostrar qué es la sorpresa y que es la compasión, las dos emociones básicas que se relacionan con la curiosidad y con el miedo.

Voy a poner un poco en perspectiva que puede pasar después de eso para bien y para mal, y además pondré algunos ejemplos.

Bien entonces para poder guiarte mejor sobre esta explicación sobre las emociones y como nos hacen sufrir más o menos, entonces he creado un mapa.

Y en este mapa el deseo está en el centro, el deseo, o la persona que es la que desea y se mueve o siente en una u otra dirección.

A ambos lados del deseo, a derecha e izquierda tenemos dos emociones muy básicas. La sorpresa no se puede prever, lo sorprendente no te lo esperas así y aunque no tengas ni idea de por qué ni sepas predecirlo simplemente te despierta una emoción que dura un segundo más o menos

Una emoción que te sube por el pecho y que normalmente es placentera, pero que en psicología llamamos neutra. La sorpresa es neutra no es ni buena ni mala, ni te pone triste ni te pone feliz simplemente te dan ganas de conocer cosas.

Te dan ganas de investigar porque alimenta el deseo, y hace que tu deseo se agrande, y es que el deseo es el centro y puede estar apagado o lleno de ganas de investigar. Así cuando estamos tristes es difícil encontrar ganas para hacer algo, para levantarnos.

Bueno, pero si algo puede sorprendernos puede alimentar nuestro deseo y vamos a tener ganas de hacer algo. Esas ganas nos llevarán a actuar en el futuro y después pasará algo para bien o para mal, pero es importante empezar teniendo ganas de algo y esto lo consigue por un lado la sorpresa.

Por otro lado tenemos a la compasión que es casi idéntica a la sorpresa pero en el ámbito social. Normalmente sentimos compasión por alguien porque nosotros sabemos más que esa persona sobre alguna cosa y vemos que esa persona, de la forma en que lo está haciendo puede cometer un error.

Es decir, sorpresa y compasión están relacionadas, por ejemplo, si ves a alguien que está cogiendo una moto y ves que no se pone correctamente, que se puede caer, vas a sentir compasión por ella y a pensar “esta persona tiene que aprender esto” y la otra persona seguramente se sorprenda de lo que le puedas decir, por qué no lo sabe, porque es algo que ni se imagina.

Entonces la compasión y la sorpresa están muy relacionadas una en el ámbito social, la otra en el ámbito individual. Y ambas alimentan el deseo del ser humano, que siente compasión por alguien y al mismo tiempo está deseando que la otra persona se sorprenda.

El que se compadece de otro está intentando facilitarle a la otra persona que aprenda y que solucione ese problema porque eso al mismo tiempo, si tú sientes por alguien; Tú mismo vas a aumentar tu deseo, el deseo de mejorar, de mejorarte a ti mismo

En resumen lo que desea la persona compasiva es ayudar y que el otro pueda mejorar y pueda remediar sus errores. Si quieres saber más sobre estas dos emociones descarga mi artículo en pdf que se llama Primera ayuda psicológica donde hablo un poco más de estas dos emociones.

Ahora voy a pasar a la otras emociones que hemos visto en el mapa.

Qué son la curiosidad y el miedo.

Miedo y compasión psicología
La curiosidad y el miedo en psicología.

Estas dos emociones están más ligadas al acto, cuando tú sientes curiosidad por algo estás detrás de ello, estás como el gato que ha escuchado un ruido y no hace nada más que acercarse, su cuerpo no puede parar y tiene que ir y buscar hasta que se lo encuentre, es lo contrario del miedo claro.

En el caso del miedo también es una emoción muy ligada a la acción, cuando tú sientes miedo con algo te quedas paralizado y tiemblas, o intentas salir corriendo, o también te puedes hacer pipí encima.

Puedes hacer de todo menos ir a por eso, menos ir hacia lo que te da miedo, y en realidad no es algo, no es un sentimiento que tú lo sientas aquí como la compasión y la sorpresa que he dicho antes, que son más íntimas y que nadie se da cuenta fuera.

Con estas emociones que son más ligadas al acto como la curiosidad y el miedo el cuerpo echa a correr hacia la cosa, para poder conocerla lo antes posible, para abrazarla, para preguntarle cosas si es que te da curiosidad. Pero si te da miedo echas a correr, arañas, o muerdes lo que te encuentres por delante.

Vale te puedes tirar por donde pilles por miedo, porque a ver, esta emoción está ligada al cuerpo, a la acción, te lleva a la acción irremediablemente. No, no es algo que te inspiré para pensar como la sorpresa y la compasión.

Recordemos que en la sorpresa, cuando algo te da sorpresa como cuando ves un meteorito y no te lo imaginabas, pues después tendrás ganas de conocer qué es y cojeras internet y empezarás a buscar “qué son los meteoritos” o “de qué forma pueden llegar”. Pero cuando te da miedo no te pones a pensar que será un meteorito, no, lo que haces es salir pitando a esconderte.

Las cuatro emociones básicas

Para resumir, he descrito cuatro emociones básicas, que por un lado van hacia lo social, como la compasión, o la sorpresa que va hacia lo personal. Y por otro lado la curiosidad y el miedo te hacen actuar acercándote a esas cosas que te atraen o alejándote completamente de esa cosa que te da miedo.

Cuatro sentimientos más generales que hemos formado.

Curso ayuda psicológica completo
Emociones más generales de curso ayuda psicológica

En la diapositiva de arriba te muestro cuatro sentimientos que se asocian a los cuatro primeros que hemos descrito, y que son algo más complejos porque son trabajados por nosotros.

Son el resultado de lo que hemos experimentado durante los años y que ya son formas de sentir que son mías, que la he hecho yo. Estos sentimientos son orgullo, culpa, interés y desinterés.

Estos sentimientos son maleables, es decir, no son tan básicos ni tan impulsivos, sino que son producto de lo que hemos pensado, de lo que nos ha pasado, y de cómo nos sentimos y nos hemos sentido.

Entonces, por ejemplo, si algo te hace sentir miedo como un coche, o el sonido de un coche, esto te hace sentir miedo y sientes compasión por las personas que están ahí al lado de los coches, y que no hacen nada en vez de ir corriendo a su casa, por el miedo que les debería de dar.

Entonces tú vas a tener un sentimiento de culpa porque no estás ayudando a esas personas y crees que deberías ir a agarrarlos y llevártelos a un sitio seguro.

Tienes un sentimiento que te hace sufrir, en este ejemplo tendrías culpa. Y la sufres porque no haces lo que deberías por esas personas, porque no te das cuenta de que te da mucho miedo a ti estar cerca de los coches, y crees en consecuencia que alejarse sería bueno para todos. En este ejemplo se creará un sentimiento de culpa.

La curiosidad que produce egoismo

Podemos sacar ejemplos de los cuatro sentimientos. Por ejemplo entre la curiosidad y la compasión, me imagino a una persona que está aprendiendo inglés, tiene curiosidad por el idioma y aprende rápido.

Esta persona si no genera un sentimiento de compasión sano, si no se pone en el lugar de una persona que no puede sentir curiosidad por el idioma inglés, simplemente porque es diferente, o porque no le gusta. El orgulloso por aprender inglés puede imaginar que los otros “no quieren aprender” o que “prefieren ser unos catetos”.

Entonces razonas que como tú si quieres aprender inglés, a ti te interesa aprender inglés y tienes curiosidad por eso. Pues crees que eres bueno, tienes una buena opinión sobre ti, y crees que los demás deberían valorarte. Este que he escrito es un ejemplo de la formación de un sentimiento de orgullo.

Voy ahora al sentimiento de interés.

Justo por el otro lado está la sorpresa que podemos juntar con curiosidad, así queda un triángulo que apunta hacia lo que te interesa.

Este lado del cuadro es más simple que el otro, el otro es el lado social. Para completar este lado tenemos a la sorpresa y el miedo que acaban en el desinterés.

Así por ejemplo, si tienes curiosidad por los gusanos, por cómo se forman los nidos de seda y de cómo sale de ahí la mariposa, si eso te da mucha curiosidad. Puede que te llevases una sorpresa relacionada al verlo alguna vez y eso te genera un sentimiento de interés.

Tienes un sentimiento de interés y eso significa que cada vez que alguien habla algo relacionado con los gusanos de seda, o cada vez que ves alguna cosa que está relacionada con la sorpresa que te llevaste, pues se activa ese interés y tú pones tu atención en ello y empiezas a relacionar lógicamente todas las cosas que sabes con los nuevo que estás experimentando.

Y de alguna forma de esta forma simple pues experimentas placer por hacer algo, y eso te lleva al acto de la curiosidad, a recordar aquella emoción de sorpresa y al interés. Y eso afianza tu grupo de intereses, te interesa cómo se desarrollan las mariposas y eso es algo en lo que gastas el tiempo y que te hace disfrutar.

Por contra, si algo no te interesa eso podría darse porque ante una sorpresa se activa también el miedo y te lleva a alejarte de eso.

Podemos poner el mismo ejemplo de las mariposas, digamos que te sorprendiste al ver los gusanos de seda y te dió asco, y ese asco hace que sientas miedo y te inclínes a alejarte de los gusanos. Así, cada vez que escuchas algo relacionado miras para otro lado, no te interesa.

Bueno, no sé si te ha quedado la idea más o menos clara yo creo que el cuadro es bastante simple.

He puesto estos ejemplos, si se te ocurren otros o tienes alguna duda mándame directamente un mensaje a través del formulario de contacto. Me gustaría saberlos.

Sé que no es fácil, que hay que ponerse a pensar uno solo y que si estás buscando ayuda no tienes ganas y es cómo ir contra la corriente. Por eso existimos los psicólogos, porque si fuese fácil salir de la tristeza, de la ansiedad o de las dificultades psicológicas, pues nadie iría al psicólogo.

Pero creo que si te haces una idea bastante general de estos sentimientos y de cómo se relacionan entre sí, puedes aplicarlo a lo que te pasa.

Tómatelo con calma, creo que este curso de psicología es más útil que la mayoría de los que he visto. Lo hago para ayudar, para intentar ayudar y que no me cueste el tiempo a mí ni a ti el dinero, aunque está claro que sólo es un vídeo que tienes que aprenderlo y estudiarlo.

Y que tienes que aplicarlo a tu propia vida como si tú mismo fueses el paciente y el psicólogo, sé que no es fácil.

Los deseos y las emociones se mueven.

mapa principal curso de psicología
Dirección del deseo, sentimientos y emociones.

He puesto otra diapositiva y verás, lo único que he añadido son unas flechas que muestran la dirección desde el deseo hacia las cuatro emociones básicas.

Por un lado están las internas o que te hacen sentir que aparecen a ambos lados del mapa, arriba y abajo aparecen las que te llevan a la acción como la curiosidad y el miedo. Por último en las cuatro esquinas están unos sentimientos más elaborados, más generales y que si se pueden cambiar pensando y modificando la conducta.

Estos cuatro sentimientos son los que irás cambiando en una relación terapéutica con un psicólogo, porque los cuatro situados en el centro son más personales y más íntimos, estos son: la sorpresa, la compasión, y la curiosidad y el miedo. Contra estos no podemos actuar directamente, y normalmente si se consigue, pues es algo producto de la suerte que hace el cuerpo por sí mismo, pero sí que podemos pensar y cambiar las cuatro esquinas.

Bien, ves que en la diapositiva que te acabo de poner hay una flecha que atraviesa, por ejemplo de orgullo a culpa hay una flecha que pasa encima de la compasión, y ocurre igual en el otro lado, de interés a desinterés hay una flecha que pasa por encima de sorpresa. Eso lo que quiere decir es que si te encuentras con un sentimiento de compasión o sorpresa, estás en ese momento, es en esa experiencia donde es posible cambiar un sentimiento general.

Es decir, si sientes orgullo puedes pasar a sentir culpa si alguna experiencia que tengas, o que has vivido te ha hecho sentir por un momento compasión. Pues pasarás de decir bueno tengo orgullo porque voy a servir así a mi país, a mi equipo de fútbol, a mi religión, o a mi ciencia y de repente te das cuenta de que no lo has hecho bien, ahora aceptas un punto de vista de otra persona y pasas de sentir orgullo a sentir culpa.

Igual pasa con el interés y el desinterés, por ejemplo, si te gustan las motos y un día tienes una sorpresa y ves que te encantan los aviones, y en este instante tienes interés por los aviones, pues vas a mostrar un poco más de desinterés por las motos y a interesarte algo más por los aviones.

Los sentimientos básicos cambian los sentimientos generales.

Por decirlo de forma simple: Estos sentimientos básicos siempre afectan al mismo momento a los sentimientos generales que tú te has ido formando, y estos sentimientos generales son tus creencias, son tus hábitos, son tus comportamientos, son las ideas que entiendes como tuyas.

La sorpresa y la compasión siempre afectan a tus creencias y a los sentimientos generales, y los cambian constantemente. Nos encontramos con la sorpresa y la compasión, que funcionan cuando te las encuentras como si te encontrases una piedra en el camino, y después desaparece sin más, y ahora a ver qué haces.

Vale no podemos elegir cuando las sentimos, pero lo bueno de la sorpresa y la compasión es que nunca desaparecerán de nuestras vidas, van a estar ahí unas veces en el mismo momento, otras veces después de ocho años, de tres meses, pero ahí están y nos daremos cuenta.

Entonces, en el mapa del deseo tenemos las fuerzas primarias que son la compasión y la sorpresa, y después hay una sola fecha unidireccional que va hacia la curiosidad o hacia el miedo, esto quiere decir que no te puede dar curiosidad y miedo una sola cosa al mismo tiempo porque son sentimientos antagonistas. Eso no pasa con la compasión y la sorpresa, si podemos sentir compasión y sorpresa sobre una misma cosa, incluso puede que estemos hablando de personas diferentes, o desde el punto de vista de una o de otra, pero cuando tienes miedo hacia algo, alguien o algún suceso futuro, tienes miedo, y no curiosidad al mismo tiempo, no, son completamente excluyentes

Pero si damos la vuelta la curiosidad es lo que te da posibilidad de orgullo e interés, y las dos cosas se relacionan con ella y puede ser que la sorpresa y la compasión sí afecten nuestros sentimientos de interés y orgullo, y vayamos hacia la parte de abajo del cuadro y pasemos de estar medianamente felices a un poco más jodidos.

Vale este mapa se acabó aquí, está hecho para que te sea fácil comprender algo que en psicología y en filosofía, en ética o en neurología es bastante difícil, y hay que estudiarse un mogollón de libros.

Este curso no es simple, quiero explicar cosas difíciles de comprender y conseguir que las aprendas sin tener mucho conocimiento especializado. Por eso este curso se basa en este cuadro, o en este mapa que estoy completando. Porque así es posible comprenderlo y aplicarlo a casi cualquier cosa que te pase.

Está relacionado con la mayoría de las teorías psicológicas actuales.

Este curso no es algo que está aislado de la ciencia se basa en ella y es más simple, y permite pensar cosas que sin estos conceptos no se van a poder pensar.

Así que esto lo he hecho para las personas que necesitan ir al psicólogo pero no pueden permitírselo, y para personas que quieren buscar algo de ayuda, pero no quieren leer cuarenta libros científicos, en los que al final no sacarán nada en claro.

Un curso de psicología para comprenderte

Este curso de psicología empieza aquí, y el primer tema se acaba aquí que es el de iniciación, para ver los demás temas tienes que registrarte en esta web.

Son completamente gratis pero tienes que registrarte, introducir nombre y email, y después te llegará un email con un link para que al presionarlo te acepte como usuario, al establecer tu contraseña ya estarás dentro.

Vale, en el próximo tema vamos a agrandar un poco más el mapa por los lados, y vamos a comprender algunas cosas que harán que puedas comprender sentimientos un poco más complejos, espero que te haya servido, espero que te haya gustado conocerme, para mí ha sido un placer mostrarte esta investigación que estoy haciendo en forma de curso.

Muchas gracias y nos vemos en el siguiente tema.